Se confirman los rumores: ¡¡LA VIDA ES AHORA!!


Es fascinante la cantidad de cosas que damos por hechas sin darles el valor que realmente tienen. Leemos frases que al principio nos resultan interesantes y que al segundo siguiente dejamos en el olvido. 
Esta misma mañana me ha pasado a mí. Al ir a desayunar, el envoltorio que resguardaba el azúcar que después le he puesto al café ha intentado hacerme reflexionar, de hecho lo ha conseguido, con una frase muy manoseada y recurrente, aunque no por ello demasiado valorada, que me decía: “La Vida es Hoy”.
¿Hay algo más cierto que eso? Yo diría que sí. Sólo se trata de ir desgranando esa frase en porciones de tiempo más pequeñas, que todas serían reales. “La Vida es ahora”, “La Vida es el momento”, “La Vida es un segundo”… Nada hay seguro más allá de éste mismo instante, y aún así, no le damos el valor que realmente merece.
Hoy es el único día sobre el que podemos actuar. El que nos está dando la oportunidad de transformar nuestros sueños en realidad. Hoy todas nuestras experiencias están al servicio de los objetivos que pretendemos alcanzar. Hoy podemos alinear nuestros pensamientos con nuestras acciones. Hoy es cuando realmente tenemos la capacidad de agregar valor y marcar una verdadera diferencia positiva. Hoy es el día que separa lo que hemos sido de lo que podremos llegar a ser.
Mientras tanto, mientras la Vida pasa, mientras la Vida es hoy, nos empeñamos en desperdiciar el tiempo recordando todo lo que pudo ser y no fue, y en agobiarnos por lo que “creemos” que puede llegar o dejar de ser.
Si lo piensas bien, el resultado de “lo que pudo ser y no fue”, vino dado por no haber sabido aprovechar aquel “hoy”, algo que nos hace estar de absoluta enhorabuena, ya que eso mismo nos ha hecho aprender que todas las circunstancia que dependen exclusivamente de nosotros, es ahora, hoy mismo, cuando debemos tener el valor y el coraje de gestionarlas, sin postergar decisiones para un mañana que nadie nos asegura que vayamos a tener.
Algo similar pasa con la excesiva gestión del futuro. Lo único que es seguro es que, si ese futuro llega, lo hará a partir de éste momento presente, por lo que todo lo que hagamos, o dejemos de hacer ahora mismo, influirá de manera directa en el mismo. Por eso mismo, dar lo mejor de nosotros mismos, sin condiciones, sin excusas, y sin esperar nada a cambio, será la mejor forma de asegurarnos llegar al mismo en las mejores condiciones posibles.
Hoy es el día para poner en juego nuestros mejores valores. Hoy es el día para dar rienda a nuestras emociones. Hoy es el día de contagiar nuestro entusiasmo y actitudes a quienes nos rodean. Hoy es el día de reconocer que aún nos queda mucho por aprender. Hoy es el día de seguir perseverando por nuestros sueños.  Hoy es el día de no dar nada por hecho, porque como dijo aquel, “La Vida es todo aquello que nos sucede, mientras nosotros nos empeñamos en hacer otros planes”.
Hoy es un día extraordinario, porque nosotros podemos hacer que de verdad lo sea.
Las personas estamos en continuo cambio, crecimiento y evolución, y ni somos ahora lo que fuimos ayer, ni seremos mañana lo que somos hoy, por eso este preciso momento, este mismo instante es el más importante que vamos a tener la oportunidad de vivir.
¿No es un argumento maravilloso como para aprovecharlo al máximo?

José Lorenzo Moreno López
©jlml2019

Comentarios

Entradas populares